WORK IN PROGRESS

martes, 20 de mayo de 2008

sin titulo: fragmento

Y entonces, ¡oh, pacientes lectores!, quisiera, antes de seguir avanzando, saber si estáis a gusto con nuestro librito.

El autor: ¿Estáis?... Perdón, ¿no hay nadie, entre todos vosotros, que quiera hablar? ¿Por favor?

Los pacientes lectores: Bueno, es que quizá no sea cosa nuestra, entrar en vuestros asuntos.

El autor: Por favor, quisiera que lo sea.

Los pacientes lectores: ¿Qué es lo que usted, amable joven, quiere saber?

El autor: Quiero conocer vuestros sentimientos en relación con nuestro librito.

Los pacientes lectores: ¿Está seguro?

El autor: Lo estoy.

Los pacientes lectores: ¿Aunque esos sentimientos no sean de su agrado?

El autor: Sí, aunque no me agraden.

Los pacientes lectores: Bueno, hablaremos por su bien, para que mejore usted, si es que quiere continuar con este oficio tan duro de la escritura.

El autor: Por favor, no os calléis nada, os lo agradezco muy sinceramente.

Los pacientes lectores: Antes que nada, quisiéramos preguntarle, ¿por qué escribe usted de manera tan confusa?

El autor: ¿Confusa?, intento escribir con claridad cada una de mis frases.

Los pacientes lectores: Sí, eso es cierto, a veces, incluso, con tanta claridad que pierde todo estilo, pero… vuestro libro, perdone que se lo señalemos, es bastante confuso, no es fácil de leer.

El autor: ¿Eso piensan?

Los pacientes lectores: Sí, creo que todos pensamos igual en ese punto. Se hace usted, a veces, un poco… cómo decirlo, ¿agotador?

El autor: ¡Ah, tengo que pedir disculpas, nada más lejos de mi intención! ¡Yo sólo he intentado escribir un librito divertido!

Los pacientes lectores: Pues, disculpe que se lo señalemos, pero puede que no lo haya conseguido.

El autor: Debo pedir, otra vez, perdón… sólo intentaba variar la lectura, para darle más vida.

Los pacientes lectores: Lo que ha conseguido, perdone usted, es crear confusión. Por ejemplo, ¿qué ha pasado con aquella señorita que, tan amablemente, intentaba aconsejarle a usted bien sobre la forma de vivir y el trabajo?

El autor: ¿La enfermera?

Los pacientes lectores: Sí.

El autor: precisamente pensaba hablar ahora de ella.

Los pacientes lectores: Pero tiene usted ya tantas páginas sin decir nada sobre esta persona que apenas la recordamos ¿Entiende usted ahora lo que intentamos decirle?

El autor: Creo que sí.

Los pacientes lectores: No queremos ser duros pero, si quiere usted cosechar algún éxito con las letras, tendrá que aprender a trabajar. No es que ahora lo haga del todo mal, no, hay que reconocer que tiene usted cierta gracia cuando escribe, pero leerle así es, en realidad, bastante farragoso.

El autor: Mis más sinceras excusas, intentaré cambiar.

Los pacientes lectores: Eso queremos ver.

5 comentarios:

paula dijo...

Enfermeras y pacientes, pacientes. A lo mejor el síndrome tiene cura, para matrimonio, y parto…¿Cuándo te darás a luz?.
Con todo mi respeto, quiero hablar : Estoy impaciente por leerte, sin releerte…curado de la incontinencia urinaria de pasados. Por favor no cambies, solo meemos por partes. Tu ya sabes que resultas interesante, entretenido, bueno pero agotador…los coitos, literarios, interruptos desgastan mucho…regálanos un buen orgasmo de palabras de autor, hecho a mano, con virtuales lenguas .Lo queremos hoy y lo querremos también mañana, si a ti te da la gana je,je.
Una fan, fantasma (en el amplio sentido del término).Seguiré pasando por aquí.
Con cariño.Paula
PD)Por encima de todo, gracias por la generosidad de compartir

Cristina dijo...

Aquí paciente lectora: A mi me gustaba la historia del camping..¿qué hace ahora el pobre chico?

Armando Luigi dijo...

bueno, los orgasmos los dejo para la intimidad (vaya intimidad cutre) del papel, no para favorecer la venta de mis libritos, que al final, igual no recibo un duro (todavía no me pagan la novela que me publicaron en noviembre, por ejemplo), sino para no fastidiar la tranquilidad de algunas personas que podrían sentirse tocadas, aunque esto solo sea una novela, un trabajo de ficción donde todo parecido con la realidad etc.
la historia del tipo se robó los cuadros del museo, cristina? joder, yo mismo no sé qué hacer con ella, porque desde hace tiempo perdí la fe en la literatura, o algo así, y encuentro, por lo menos en mi caso, bastante gilipollas eso de inventar historias y personajes; el material lo saco (creo que se nota) de propios y extraños, o de paridas que no tienen nada que ver con nadie; no sé justificar la repulsión que me da todo el rollo de la literatura tradicional, pero bueno, cuando estoy solo no puedo jugar a eso; si es por razones comerciales, o sea, si me pagan, puedo escribir lo que sea, claro, desde un manifiesto neonazi hasta cosas peores, como La historia del barca, La cocina y el zoodíaco, o Por qué decir vete a la mierda cuando en realidad quieres decir por qué no follamos, o cosas así, el catálogo es amplio pero, en este momento, no tengo a ningún inocente que me pague, así que me dedico, felizmente, a mi garabato. En resumen, no sé si retome la historia del museo, porque a la novela sólo le quedan dos capítulos y medio, y el último se lo dedicaré a un viaje a África, descaradamente, entonces no sé si valga la pena perder tiempo con ella.
Gracias otra vez por la atención, y de verdad es que en este caso lo de compartir, más que generosidad, es egoísmo narcisista

paula dijo...

Bueno querido egoista,narcisista,mercantilista(rima)je,je.Si te divierte y no te cobran(aunque no te pagen) a lo mejor te vas pagando el Karma...es un buen viajecito.Una lástima lo del orgasmo de papel calabaza,ya se que pago poco y colaboro menos,pero amo la literatura y los autores de ficción,con inocente pasión.
Buena elección lo de Africa,hay mucho negrodel que aprender.
Por cierto que signo del zodiaco eres?...me entretendre leyendo las estrellas,soy algo bruja y muyyyyyyyyyy cabezota.
Gracias,nuevamente,por servirme de espejo.
PD)Estudia Cristina,que te vigilo y no te me confundas je,je.

besitos compartidos Muac!!!!

Cristina dijo...

No querido y estimado escritor... me refiero a la historia del tipo que va en tren y una francesa le da un porro y el pobre se las ve canutas para llegar al camping...(no se si antes el tipo robó unos cuadros...)

Paula...cuando algo es tan certero, no suelo confundirme je,je

Abrazos compartidos ;)