WORK IN PROGRESS

martes, 12 de agosto de 2008

sin titulo: fragmento

Tiempo de despedidas y buenos deseos. Primero, con un buen amigo publicista (acabó en apretón de manos y promesa de volver a vernos antes de irme). Segundo, con un amigo músico (acabó en apretón de manos y promesa de volver a vernos antes de irme). Tercero, con mi amor recurrente (acabó en beso largo). Cuarto, con un buen amigo periodista (acabó en mensaje al móvil: gracias por la invitación, muy buena la cantautora cubana, dulce voz, dulces canciones, dominio de escena, huí por la turba, preferí la tranquilidad de un hotel) y otra vez con mi amor recurrente (acabó en sexo duro, en una habitación con dos literas, pasando de una cama a otra según las posiciones; quiso follar cuatro veces, no me dejó dormir). Quinto, con la de Castelldefels (acabó en episodio de impotencia). Sexto, con una excolega veinteañera en un trabajo cutre de ferries (acabó en muchos abrazos y un beso, con un momentito de lengua, ella haciéndose la ofendida, pero riéndose, fuiste tú quien abrió la boca, me defendí yo). Séptimo, con un amigo venezolano bien pensante y su mujer recién parida (acabó en buenos deseos mutuos) y al rato, con la de Castelldefels, que me quiso mostrar a sus amigos, digo mostrar a mí, como si fuera una barbie, yo, no ella, a pesar de que es ella la rubia flaca (acabó en mi cama, donde no quiso tener sexo, me dijo que no le venían ganas, que ya esto lo hemos hablado, que yo qué sé; muéstrame tus libros, me pidió, para cambiar de tema, supongo, porque siempre me ha dicho que no le gusta lo que escribo, que no tiene interés, se los mostré; los revisó, con mirada crítica; es muy triste lo que escribes, siempre, ¿triste?, coño, se supone que son divertidos, se llama humor negro, no tristeza; al rato me regañó porque nunca me quejo de nada, que cómo puedo vivir así, con tanto pasotismo; le dije que me aburre darle vueltas a las cosas que me molestan, las obvio, dejo de pensar en ellas, no existen, y lo de pasotismo no sé, yo voy haciendo mi vida, tampoco paso el día fumando marihuana tirado en la cama mirando el techo, creo que más bien es al revés, no me puedo quedar tranquilo; bajamos a desayunar; frente al taxi, quedamos en ir a la playa el martes; me lo estoy pensando, no me apetece volver a verla). Octavo, con mi amor recurrente, que me traía parte de las películas (acabó en polvo rápido, corriéndome sin esperarla, en mi habitación, y promesa de volver a vernos antes de irme). Noveno, cita con la enfermera, para el viernes.

*

Décimo, otra vez mi amigo publicista y una desconocida (acabó en apretón de manos y promesa de volver a vernos antes de irme, y con las tetas, las desconocidas, rozando mi mano, la que sostenía la cerveza, y mi amigo publicista diciéndome que me dejaba con la chica, muy simpática; yo respondiéndole que simpática sí, pero un poco gilipollas; bueno, tampoco lo pidas todo; es verdad, si me voy a poner exigente ya me puedo ir arrancando para la casa; la chica que vuelve, las tetas que siguen rozando mi mano, mientras le digo que no uso drogas, nada, que nunca he usado, lo más fuerte que he probado es la marihuana; ¿de verdad?; de verdad; tendrías que probar el éxtasis, con el éxtasis el roce de un dedo en el cuello --ejemplificando, su dedo en mi cuello--, te hace sentir enamorado, aunque al día siguiente te des cuenta de que todo ha sido una puta mierda; ¿y no te malacostumbras?, digo, después, ¿no te parece aburrido follar sin usar éxtasis?; no; tus besos sin éxtasis, ¿cómo son?; ¿me estás pidiendo que te de un beso?; puede ser, sí; yo te puedo comer la boca ahora mismo, y me gustaría, pero hoy no vamos a echar un polvo, tengo la regla, aunque eso no me importa, pero ayer me dejaron muy dolida; ¿sexo duro, por detrás y por delante?; no, con los dedos; a mí me da igual si no follamos, si quieres comerme la boca y no follar yo no tengo ningún problema; ¿estás seguro?, ¿no prefieres buscarte a otra pava?; no, prefiero un beso tuyo, no me importa que no follemos, de verdad, hoy mismo dormí con una chica que no quiso tener sexo, toda la noche juntos y nada; ¿de verdad?, ¿y los toqueteos?; yo comencé a toquetear, pero ella me dijo que no estaba de ánimo; algo malo le tienes que haber hecho; ¡qué va!, soy sudaca, ¿no ves?, me toca ser caballeroso, es una chica dura, no por el sexo, que ya hemos follado, sino de personalidad, es complicada, pero bueno, probamos lo del beso sin éxtasis, ¿no?; vale, pero hoy no vamos a follar, ¿cuándo me dijiste que te ibas?; el lunes; ¿el próximo lunes?; sí, en una semana; ¿eso quiere decir que para echar un quinqui tiene que ser esta semana?; o en París; ¿te sirve el jueves o el viernes?; el jueves, el viernes lo tengo ocupado; ya te mandaré un mail, pero hoy sólo besos, ¿vale?; vale; bueno, haz lo que tengas que hacer; cogerla por la cintura, y acariciarle la espalda, y lamerle un poco el cuello, la oreja, mientras ella movía su cuerpo contra el mío, la pelvis, apretando mi polla, después las bocas, las lenguas; eres buena con esto, bastante buena; tú también; volvió a los besos; veintidós, veintidós besos y veintidós años, con experiencia de cincuenta; con una mano seguí el sujetador, desde la espalda, por el lado de adentro, lentamente, hasta que llegué al pezón, lo acaricié, y sentí la mirada del barman, demasiada luz, muy a la vista; deberíamos irnos a otro sitio; yo afuera no voy; ¿por qué?; porque no, porque vamos a acabar follando; ¿por qué lo dices?; porque sí, porque lo sé; ¿y si nos vamos para allá atrás?; vale, yo te sigo; me metí entre la gente y, cuando llegué, Orfeo cumplidor, me giré y había desaparecido, por ningún sitio, nada, se fue, ganas de joder. La Eurídice extasiada se llevó mi correo electrónico pero no creo que aparezca; al carajo, que se quede en los infiernos).

*

Undécimo, otra vez con mi amor recurrente (empezó en atracón de comida mexicana y acabó en un banco del parque detrás del monasterio de San Cugat, riéndonos, burlándonos uno del otro, y con promesa de volver a vernos antes de que me vaya). Duodécimo, con mi amigo publicista, mi amigo periodista, y otro buen amigo escritor tránsfugo al catalán, cazador de premios con subsidios, gloria de ateneos y ayuntamientos comarcales, que presentaba su último premio, en formato libro, novecientas rupias le quedaron, en el Ateneo Barcelonés (acabó en muy buenos deseos y promesa de volver a vernos, uno a uno, o todos juntos, en París). Décimo tercero, conmigo mismo (pasé el día fotografiando Barcelona, tenía años sin hacerlo, acabó en promesa de seguir viéndonos, antes y después de irme, quién sabe). Décimo cuarto, con la enfermera (acabó en abrazos y buenos deseos, no quiso besos; está enrollada con un policía, claro, era eso, el policía; podría haber sido un bombero, también). Décimo quinto, con mi ex (acabó en reunión con su nuevo grupo de amigos, pianistas, uno de ellos su actual rollete, que tiene novia, él, y estaba allí, ella, violinista, supongo que al tipo le gustan las cuerdas frotadas; acabó en abracito, frente al edificio donde vivo, y en buenos deseos). Décimo sexto, con mi amor recurrente (acabó, después de un orgasmo compartido en mi habitación embalada, en muchos te quiero y me harás falta y ojalá algún día, quien sabe si…


FIN

4 comentarios:

Cristina dijo...

Con tanta despedida,,, no se cómo no te confundiste y te follaste al puclicista...qué lio! jajajajaja

Anda, sabes? después de leer mucho romanticismo y sentimentailsmo, cuando me cansa, no se por qué , vuelvo a leerte a ti.

Tout.. c'est una merde, oui

Armando Luigi dijo...

Vale, eso de servir como antídoto me parece correcto, por lo menos ya tienen una función medicinal, mis libritos.
A mi amigo el publicista no lo follaría, primero, porque no me gustan los tipos, y segundo, porque los amigos son como las novias de los amigos: no se tocan.

paula dijo...

Problemas técnicos me han impedido comentarte, aunque, afortunadamente, no escucharte y compartir tus miradas.Ya sabes mi opinión ,respecto al noble arte de lo silencioso, para el que sigo pensando se necesita una sensibilidad especial.
Me alegro(seguro que será para bien, siempre lo es concluir una etapa)y lamento la terminación de la novela, me divertían mucho y a veces me entristecían(se la vie) los caóticos fragmentos del carajo y, últimamente, los apasionados episodios de amores recurrente u ocurrentes, que dejaban entrever ,en el autor, una fuerza especial, una prepotente ternura de no machito jugando a serlo, envuelto en mitológicos arrebatos y claros términos de uso je,je. Preciosa despedida embalada en “te quieros”,esos que ,una vez pronunciados, cobran vida propia y ocupan espacios en los adentros, felicidades!!!
Bueno querido autor, ahora soy yo la que pide disculpas por la extensión, por los atrevimientos y por un último comentario, de lectora, que me quema : un poco de sociópata, se agradece pues se intuye tu fino y acido humor, realmente social, no apto para todos los públicos…pero mucho cansa y repite, cual casera empanadilla refrita. Los acuosos cancer, teneis cierta tendencia a andar hacia atrás y a ti (y espero haber convencido a tu madre)te conviene tirar palante …esto, sea arte o parte, es lo tuyo, bueno y ya un poquito nuestro .Gracias.
Un abrazo. Paula

paula dijo...

Ja,ja,para una vez que consigo comentar,lo hago fuera de sitio.Corresponde,como habrás imaginado,Disculparse.