WORK IN PROGRESS

martes, 9 de septiembre de 2008

La crisis de la modernidad (1997): fragmento

16. LA VERRUGUITA
Por ejemplo, me preocupa la salida de una verruguita más o menos tres dedos arriba de mi oreja derecha. Nació la verruguita por mi insistencia en arrancar una costrica que tenía en ese mismo sitio: costrica salía, costrica era arrancada. Después, otra costrica salía, y otra costrica era arrancada. Ahora, la antigua costrica se convirtió en verruguita, no arrancada, aunque estoy pensando cortármela con una tijerita, arriesgando la zona a la calva.
Porque levantarme, mirarme al espejo, y torcer la cabeza para saber de qué tamaño va la verruguita, pasar el día tocando verruguita con la punta de un dedo, hablando y moviéndola, mirando una película y moviéndola, visitando a mi novia y ella moviéndola, y yo moviéndola, etc. comienzo a ver mi vida centrada en la verruguita, ocupada la atención, los pensamientos, los intereses, las expectativas, los deseos, etc.
Antes, creer placentero escribir una novela. Ahora, desde la verruguita, entender la insignificancia de la novela viendo ocupar cosas más fuertes mi cotidiana existencia, verruguitas. Cosas verbalmente insignificantes, pero vivencialmente valiosas, verruguitas.
Virginia propone una visita al médico para acabar con la verruguita. Yo no disfruto a los médicos, recuerdan enfermedades y, en el mejor caso, recuerdan verruguitas. Lo del médico está desechado. Prefiero verruguitas.
Restando, dos opciones: cortar yo mismo la verruguita con la tijerita; o tratar de olvidar a la verruguita. Cortándola, la seguridad en la salida de una verruguita mayor, es decir, de una verruga. Olvidándola... no se puede. Así...}

7 comentarios:

paula dijo...

Que malo es el apego, aunque sea a las pequeñas cosas, impide disfrutar de su compañía, y que buena la oda a la verruguita me ha encantado el texto y la vivencialmente valiosa metaforita .Además, gracias a ti, acabo de revisar las mías con cariño, estaban algo quemadas je,je

CMG dijo...

Bueno bueno,... las verruguitas estan producidas por un virus que se propaga con el contacto, así que aconsejo al que se toca la verruguita cesar en su empeño, en serio, porque seguro que se multiplica...!!! Y que no se le ocurra cortarla! ainsss!!! que la raiz vuelve a crecer. A veces una pequeña verruga tiene unas raíces que tela...es como lo del bote pequeño y la confitura

Un abrazo!

de la Vega dijo...

Parece que tu y tus experimentos sois una forma de vida... Solo que a diferencia de los otros -experimentos-, creo que este lo entiendo.

Hazle caso a Virginia, rey.

Salutations!

Armando Luigi dijo...

han llegado tarde, de hecho, yo mismo llego tarde. la verruguita viene de un libro que me publicaron hace diez años y, sinceramente, no me acordaba de ella, hasta que buscando refritos, mientras produzco algo nuevo reapareció.
No sé cómo se extinguió, pero sí estoy seguro de algo: no dejó huellas. Allí donde alguna vez estuvo (si es que estuvo, ya hasta comienzo a dudar de ella, pero sí, creo que sí) hay piel y pelo de lo más normal.
De esas verrugas virales no sé nada; como llevo vida de anacoreta estoy inmune a contagios. Gracias por los buenos consejos, de todos modos.
PS. Creo que este texto, que originalmente no tenía ninguna doble lectura (creo), ha sido el más abierto de los que he colgado. Ya se ve, el arte es libre.

CMG dijo...

Oye pues a mi me gustaría tener ese libro... es original..me lo puedes enviar contrarreembolso? lo digo en serio.
Saludos

Armando Luigi dijo...

me gustaría enviártelo, pero se agotó; salió hace mucho tiempo, y a mí mismo sólo me queda un ejemplar (que lo guardo como recuerdo); lo único que podría es enviarte el archivo informático, si no te cansa leer en pantalla

CMG dijo...

Bueno siempre puedo imprimirlo...
Pues gracias mil si me lo envías a cristinqmg@hotmail.com


:D